Psicologia

Ortorexia en la salud y en la enfermadad

Por:   | 

Estamos ante un punto bastante polémico y todo empieza con el médico estadounidense Steven Bratman. Quién acuñó un término, ortorexia, para calificar un trastorno alimentario obsesivo por comer comida considerada muy saludable, hasta el punto que la persona puede sufrir daños en su salud e incluso llegar a la desnutrición, y en el peor de los casos a la muerte.

Pero entonces llegamos al dilema de miles de personas, ¿acaso es malo comer sano y buscar alimentos más saludables?. Este concepto ortorexia viene del griego y significa “correcto apetito” frente a la anorexia que significa“sin apetito”, de alguna manera se establece un simil.

Pero aunque las críticas han llegado a montones, Bratman describe la ortorexia como una obsesión que perjudica a la salud, como puede ser el trastorno obsesivo-compulsivo. El sujeto está totalmente obsesionado con buscar los alimentos más puros que no contengan ni un ápice de químicos, conservantes, elementos artificiales, y llega a tener una mala alimentación. Según Bratman afirma que la desnutrición es más común entre los seguidores de las dietas de comida saludable.

Comienza bien y acaba mal

La ortorexia comienza bien y acaba mal, al principio la persona en la búsqueda de una alimentación más saludable, va abandonando ciertos alimentos necesarios hasta llegar a hacer de sus hábitos una forma de obsesión compulsiva. Comienza a abandonarlo todo en la búsqueda de la perfección alimenticia llegando incluso a creer que se encuentra en una posición superior y privilegiada frente a los demás.

Las estadíticas hablan de casi un 30% de la población occidental sufre ortorexia, y los más afectados son jóvenes y mujeres.

¿Dónde comienza el trastorno y donde acaba?

El comienzo del trastorno es cuando las personas tienden a limitar el consumo de alimentos como las carnes rojas, huevos, azúcares, lácteos y grasas, llegando hasta aislarse de amigos y familiares hasta conducir al aislamiento social.

La persona se vuelve obsesiva y se siente en mejor posición y nivel de vida alimenticio que sus camaradas, se preocupan más por el tipo de alimento que por la importancia que tiene la comida en su vida. Llegan a abandonar su vida para poder llevar su forma de vida de la mejor manera posible, su vida se centra en la búsqueda de la comida perfecta.

Pero este concepto aunque parezca contradictorio ha sido apoyado por nutricionistas y naturópatas y es que no estamos hablando de comer sano y bien sino de llevar a los extremos las cosas. Según un especialista en el campo de la naturopatía en los próximos años, está enfermedad puede aumentar considerablemente, ya que la sociedad actual siempre tiende a los extremos.

El equilibrio no es una de las cualidades destacadas de nuestra sociedad actual, nos vamos a los extremos y las personas o no se cuidan o lo llevan al exceso.

Síntomas de la ortorexia

ortorexia

Dentro de estos síntomas podemos incluir la obsesión por la alimentación saludable llevada al extremo, nutrición pésima, y peligro de morir por inanición.

Los ortoréxicos tienen su propia ley alimentaria. Por lo general son personas con una gran fuerza de voluntad, pero cuando quiebran alguna regla caen en la tentación de los alimentos prohibidos y se desesperan. Las personas que sufren anorexia o bulimia sienten algo similar, los anoréxicos y bulímicos se preocuparán por la cantidad de comida que consumen, los ortoréxicos con la calidad de la comida.

La enfermedad polémica

Lo cierto es que la ortorexia no es un trastorno de diagnostico fácil y esto conlleva a una gran polémica. Hay una tendencia en estos últimos años a comer bien y saludable, en invertir en calidad de vida. Pero los límites son difíciles de determinar a no ser que la obsesión sea de mucha evidencia y lleve a una persona a sufrir desnutrición e incluso la muerte.

Según algunos expertos comer normal es la capacidad de comer cuando tienes hambre y hasta estar satisfecho, además de poder elegir los alimentos que te gustan.

Pero estas definiciónes son demasiado subjetivas y el concepto de Bratman ha sido criticado por científicos especializados que expresan que el deseo de una dieta saludable es considerado en el mayor de los casos un benéfico para la persona y que esto no indica necesariamente una patología psicológica.

Los estudios concluyen que las personas ortoréxicas no tienen un perfil claramente establecido. Se basan en personas deportistas, casi siempre culturistas. Pero la fórmula sigue coja pues estos sienten la necesidad de cuidarse, pero en mucho casos no son estrictos con su alimentación. La ortorexia se relaciona más correctamente como trastorno obsesivo-compulsivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.